<< Artículos de gestión

Hemofilia organizacional

JOSE MANUEL Fecha: 13/04/11 (4762 Lecturas)
(10/2)
Uno de los principales males que aquejan a las Organizaciones, tanto pequeñas como grandes, es la deliberada deficiencia del Proceso de Selección de Personal, que finalmente no cumple el objetivo de elegir al candidato que mejor se ajuste al Perfil y los Objetivos de la Empresa, sino que se convierte en un Proceso “Validador” de una Elección No Objetiva.

Cada vez más las organizaciones comenten el error de ir ingresando personal por Afinidades o Recomendaciones dejando de lado todo el trabajo Estratégico y el tiempo y funciones del Area de Gestión o de Recursos Humanos. Esto en definitiva es una Enfermedad que afecta a la Organización y la hace pasible de cualquier Infección Organizacional Generalizada.

Dentro de las innumerables limitaciones, enfermedades y mutaciones que aquejan a las Organizaciones, es la Hemofilia un interesante tópico a investigar en el camino de la mejora continua de los procesos y de las relaciones humanas dentro de la Empresa, que dentro de sus partes integrantes fundamentales es la Organización, sobre todo en negocios productores de Servicios de cara al Cliente Final del Proceso, son aún más pasibles de ser influenciados por factores difíciles de medir y controlar.

El Control Preventivo y de Seguimiento del Consciente Colectivo debe ser administrado por el Área de Gestión Humana, que tiene dentro de su estructura operativa a la Selección Técnica como la principal herramienta de filtración y decantación. Es este proceso estratégico -in advance- de la preservación de la Organización no es recomendable que pueda ser tercerizado, sobre todo en el control de la ejecución y la validación de los resultados, siendo aún más delicado para procesos Core Business, ya que formalizará la visión corporativa y empresarial, ajena a toda manipulación o desinterés por el orden técnico.

Los Sobrecostos evidentes y ocultos ocasionados por una Deficiente Selección no solo van por la recurrencia para cubrir un puesto de trabajo, tampoco porque sobrecarga o sobredimensiona la planta humana, física y de recursos, requiriendo de puestos adicionales de supervisión, llegando finalmente a poner en riesgo la viabilidad financiera de la Empresa; sino que genera un alto costo oculto resultante que afecta la sobrevivencia de la Empresa, trastocando y desnaturalizando la Misión de la Empresa con la promoción del desgobierno corporativo por presión de la Masa Deficiente resultante de “Colaboradores”.

Tan contundente y autodestructivo es el impacto de una Mala Selección sobre la Empresa que los efectos van en 3D, puesto que afectan el corto, el mediano y sobre todo el Largo Plazo, y el Enrrumbamiento Corporativo iría necesariamente primero por un despido masivo. Por ello el proceso de selección es un Proceso Fundamental de Gestión Preventiva y cada vez de mayor injerencia en la historia y el Futuro de la Organización, por ello estudiar todas las afecciones, limitaciones o conceptos errados alrededor de este proceso nos llaman a poder recomendar a las Empresas tomar el Proceso de Selección como un de los principales pilares de la Existencia de la misma Empresa.

¿Qué es Hemofilia?
Es una Hemopatía (enfermedad genética de la sangre) hereditaria, caracterizada por la deficiente capacidad de coagulación de la sangre, lo que genera hemorragias de compromiso mortal. Esta enfermedad genética se acentúa cuando se mantiene los mismos grupos sanguíneos en un mismo grupo familiar. La no renovación de la sangre de los individuos de una misma especie a través de la monopolización genética genera trastornos naturales con consecuencias mortales que exigen la no consanguinidad familiar como único medio de subsistencia.

El concepto de selección natural que afecta las teorías de la Evolución de Charles Darwin, en donde la misma naturaleza va decantando los especímenes más fuertes o adaptables a los cambios, se puede relacionar a la Hemofilia como un efecto producto de una costumbre antinatural, no procreadora de especies o seres fuertes, sino débiles que requieren sobreprotección para sobrevivir.

La Hemofilia no tiene cura, solo tratamientos para mejorar la calidad de vida del paciente, generando en sí una Burbuja ajena a golpes y rasguños que prevengan una descontrolada hemorragia.

Esta enfermedad sí se puede prevenir, y esto es a través de evitar consanguinidad en la sucesión del individuo.



¿Cómo podemos relacionar la Hemofilia con la Organización?
Una Organización es un conjunto de personas, de seres humanos, relacionados por funciones, responsabilidades que tienen por objetivo común el Bienestar de la Empresa a través de la propio Bienestar Individual.

Estos individuos deben sumar positivamente, con Facultades que agreguen Valor. Para ello, sin duda, deben ser Seleccionados, Decantados y Clasificados para el Beneficio Común, en donde la Organización se asegura de tener a los mejores colaboradores para cada posición pre definida. Sin embargo, en un escenario cerrado, proteccionista o ajeno a la naturalidad de buscar lo mejor a través de la transparencia de procesos abiertos y rigurosos (concursos o convocatorias externas) generará el ingreso de individuos que irán restringiendo la capacidad de la Organización en su conjunto, puesto que no podemos clasificarlo adecuadamente en donde deban de crear Valor.

Si queremos llevar este análisis más allá para ver la estrecha relación con la Hemofilia, pongámonos en una Organización que quiere crecer y tiene Convocatorias y Procesos de Selección Cerrados o Sesgados a idiosincrasias, escuelas, familia, raza, religión, etc. Se tendrá como resultado una “Gran Familia” en vez de una Gran Empresa.

Imaginemos una Gran Empresa Familiar en donde frente a los escenarios externos tenemos una Empresa Poco Competitiva, y que va siendo afectada por el mercado y la competencia, de tal forma que va perdiendo ingresos y participación, va sangrado y perdiendo efectividad por este Grupo de Personas cerrado llevándonos a la Quiebra, puesto que el vivir eternamente protegidos en una burbuja para que los elementos externos no nos generen afectaciones no es una solución posible.

¿Cómo podremos ordenar si no podemos clasificar? Cómo podremos ser objetivos si para tener algún resultado tenemos que pasar por alto los requisitos, cómo podremos enfrentarnos a la Competencia si nuestra Organización no es Competente. Cómo podemos pensar en sostenibilidad, si cada día las decisiones de estos individuos que viven tras una burbuja nos generan pérdidas de oportunidades, reacción lenta ante la competencia, visión limitada o sesgada del entorno, llevándonos paso a paso a la hemorragia financiera y al desvanecimiento económico.


¿Cómo podemos proceder para curar la Hemofilia Organizacional?
Como ya hablamos, si no hemos sido preventivos en los momentos previos a la concepción, ya dada la enfermedad, la cura se transforma en sí en un gran dilema. La Hemofilia para el Ser Humano NO tiene Cura. Afortunadamente para la Organización la cura existe, pero es un tratamiento muy drástico.
La primera acción que se tiene que hacer es detener por dónde está ingresando el agente patógeno que envenena el proceder de la sangre y limita su factor de coagulación. Lo primero que se debe atacar es la Gestión de Selección. Evitar que ingresen más agentes disociadores, sin perfil y sesgos familiares. Implementar inmediatamente un Team de Selección, pero de preferencia contratado por alguna empresa Externa en donde la Alta Dirección delegará solo la ejecución operativa.

Previamente deben definirse los parámetros y requisitos para cada posición en la Organización, si es necesario revisar los procesos del negocio, pero ese es otro nivel en la reconversión de la Empresa.

Una vez organizada el área de Selección y el aparato de soporte operativo, se debe iniciar el proceso. Esta Evaluación debe ser muy objetiva teniendo como primer sesgo de filtro el cumplimiento riguroso del Perfil. Solo con la decantación del perfil la Organización podrá eliminar a más del 50% pudiendo llegar a un 80% de elementos no aptos.

Ya la evaluación directa o de entrevistas irá por los casos que cumplen el Perfil y en donde tenemos que ir por una Evaluación Emocional y de Experiencia. Una evaluación que debe ser sustentada fundamentalmente por los Informes de los Jefes Directos Válidos, y con el Perfil para este puesto de Líder, pero sobre todo por sus resultados medibles.

Se debe tener en cuenta que un proceso No Objetivo, que se desbarata con un simple análisis de Perfil o Requisitos es algo que debemos de evitar, porque más caro y doloroso resulta, ya que los factores aplicados de juicio deben ser transparentes y tener la menor resistencia a la comprensión y aceptación de los individuos.

Una vez se van culminando los procesos por áreas, se van llevando a cabo procesos de convocatoria externa con los nuevos parámetros en el caso que la reposición interna no sea posible. El respeto por el Perfil debe ser la bandera de los aplicadores de este proceso de Evaluación y Selección. Está en juego la sobrevivencia de la Organización.

Un factor importante a tener en cuenta es sobre la curva de aprendizaje y adaptación al tipo de negocio. Este factor puede limitar la efectividad final del proceso completo, o el grado de penetración o de cura en todas las partes de la Organización. Partamos de una premisa:

No existe ningún individuo o colaborador que sea Indispensable, pero sí importante.

No existe Negocio o Tema imposible para el ingenio humano. Menos existen Negocios con un Know How  imposible que sea de dominio de cualquier individuo que cumpla con el requisito establecido. La experiencia sobre especializada no existe, y menos el conocimiento cerrado y ajeno a la competitividad y la competencia.

 

 


Pgina imprimible Crear PDF de este artculo