<< Artículos de gestión

La Calidad en el Laboratorio

SN Formacion Fecha: 02/04/11 (14994 Lecturas)
Temáticas
(8/3)

La norma ISO 17025 de Acreditación de laboratorios se establece como la guía práctica para la evaluación de la conformidad de los requisitos de calidad y competencias técnicas. Un laboratorio acreditado reducirá, incluso hasta la extinción, los fallos de las pruebas y alcanzará la validación de los métodos mejorando el proceso técnico.

La semana pasada, pudimos leer en los diferentes medios, la grata noticia de que la Agencia de Protección Medio Ambiental de USA reconoce a los Laboratorios Acreditados por la ILAC en su programa Energy Star.



Actualmente son muchas las empresas que deciden certificarse en un sistema de Gestión de Calidad que aumente la calidad y la satisfacción de sus clientes, que a su vez se traduce en beneficios económicos.

Una de las normas más implantadas por la mayoría de las empresas es  el Sistema de Gestión de Calidad 9001:2008.

Este sistema de gestión establece en la empresa los requisitos a cumplir, determinando el conjunto de responsabilidades, actividades, recursos y procedimientos que debe llevar a cabo una empresa para gestionar su calidad.
También incluye procesos de mejora continua y la garantía de la conformidad de los productos.

Es una normativa  genérica aplicable a cualquier organización, independientemente del tipo, tamaño o actividad, aunque no todos los requisitos de esta norma son aplicables en todas las organizaciones, ya que existen exclusiones derivados de cada actividad.

Por lo tanto, siendo aplicable a todo tipo de empresas, esta norma también será aplicable a laboratorios de ensayos o calibración que se constituyen como organización.  

Un laboratorio certificado en la ISO 9001:2008 además de obtener los beneficios mencionados y atribuibles  a la norma también se favorecerá  del  orden del trabajo diario así como la documentación  de todos los procesos realizados.

Pero esta normativa no establece ningún aseguramiento en cuanto a su competencia técnica, la certificación en ISO 9001:2008 demuestra que el laboratorio cumple con los requisitos de una norma de gestión de calidad.  

Un laboratorio puede no solo llevar la implementación de un sistema de calidad desde un punto de vista de la gestión,  sino que también tiene la posibilidad de amplificarlo hasta demostrar que funcionan con un sistema de calidad, son técnicamente competentes y generan resultados válidos.

La norma ISO 17025 de Acreditación de laboratorios se establece como la guía para la evaluación de la conformidad de los requisitos de calidad y competencias técnicas. Un laboratorio acreditado reducirá, incluso hasta la extinción, los fallos de las pruebas y alcanzará la validación de los métodos mejorando el proceso técnico.


Esta norma técnica de Acreditación de laboratorios proporciona las herramientas y la estructura necesaria  para la difusión del conocimiento colectivo así como que el laboratorio funde la confianza de sus clientes, y mejore su competitividad y productividad.

Acreditado en la ISO 17025, el laboratorio cumplirá con uno de sus principales objetivos: producir mediante mediciones precisas resultados de alta calidad y fiables que den respuesta a las exigencias de sus clientes.

Muchos países tienen una o varias organizaciones responsables de la acreditación de los laboratorios nacionales. La mayoría de estos organismos acreditadores han optado por la ISO 17025 como base de acreditación de sus laboratorios de ensayos y calibración.

Esto ha favorecido a que los distintos países utilicen un mismo enfoque para determinar las competencias técnicas de un laboratorio, ha ayudado a su vez a que se hayan establecido acuerdos de mutuo reconocimiento entre distintos países (MRAs) que permiten que la acreditación de un laboratorio miembro de un MRAs de un país sea aceptada por otro miembro de otro país como si este mismo hubiera realizado la acreditación.

Los acuerdos MRAs permiten que las acreditaciones de los laboratorios alcancen un reconocimiento internacional y que, en los casos en los que los resultados obtenidos en el laboratorio repercutan en  un producto que sea exportado, éste sea aceptado en el mercado exterior sin que exista la necesidad de realizarle pruebas adicionales en el país de destino.

La semana pasada, pudimos leer en los diferentes medios, la grata noticia de que la Agencia de Protección Medio Ambiental de USA reconoce a los Laboratorios Acreditados por la ILAC en su programa Energy Star.

La ILAC (Cooperación Internacional de laboratorios) es una cooperación internacional de acreditación de laboratorios y de organismos de inspección que tiene como fin ayudar a la creación de un marco internacional que reduzca las barreras comerciales.

Energy Star es un programa de etiquetado que la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (US Environmetal Protection Agency – EPA-) creó en 1992 con el  fin, entre otros, de promover los productos energéticamente eficientes y reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Dentro de este programa se han dado a conocer las condiciones generales y  Criterios de Reconocimiento de los laboratorios acreditados  por un miembro de la ILAC.


Hasta el momento sólo son 7 los miembros de la ILAC que han logrado este reconocimiento, entre ellas la Entidad Nacional de Acreditación ENAC.


El Centro de Formación de Servicios Normativos

 

 


Página imprimible Crear PDF de este artículo