User:   Psswd:   Psswd? | Regístrese en portalcalidad!
<< Monográfico ISO 9001

La gestión de los Recursos Humanos en ISO 9001

Autor: Jorge Pereiro Fecha: 01/04/05 (66661 Lecturas)
(70/4)
68.8%
Los Recursos Humanos, las personas, son responsables de la creación y también de la destrucción de las organizaciones.
No tiene por objeto este artículo argumentar la importancia que las personas tienen para el éxito en la gestión, que por otro lado es evidente para todos, sino presentar de forma clara cuáles son las directrices de ISO 9001:2000 respecto a la gestión de las personas.


Las gestión de las personas, los denominados (también en ISO 9001) recursos humanos, se aborda en la Norma exigiendo la ejecución de un proceso formado por la secuencia lógica de 3 actividades (3 subprocesos), exigiendo que se promueva entre todas las personas la toma de conciencia, y estableciendo que se mantengan registros de la competencia de las personas. Vamos a continuación a explicar cada uno de estos requisitos.


Proceso formado por 3 subprocesos:



Explicado ya en un artículo anterior, la Dirección de la organización tiene la responsabilidad de definir la estructura de personas. Esta definición establece qué actividades deberá poder realizar con suficiencia cada persona según los puestos de trabajo que haya diseñado la Dirección. Aunque ISO 9001 no lo enuncia explícitamente, esta definición es la entrada que debe utilizar el proceso que se muestra en el esquema ordenado en 3 subprocesos secuenciales.

Con la definición de las tareas encomendadas a cada puesto de trabajo creado, la primera actividad que debe realizarse es determinar la competencia necesaria para cada puesto de trabajo. Es decir, qué formación, qué experiencia, qué educación, y qué habilidades debe poseer la persona o personas que ocupen cada puesto de trabajo.

La definición de la competencia necesaria se puede documentar, por ejemplo, utilizando una Ficha de Puesto de Trabajo.

Nota:
Siendo rigurosos hay que decir que la Norma requiere que se determine la competencia necesaria sólo de aquellos puestos de trabajo cuyas actividades afecten a la calidad del producto. Hay que estar muy seguro para afirmar que un puesto de trabajo no afecta a la calidad del producto. Lo más recomendable es definir todos los puestos.

Una vez que tenemos claro qué perfil profesional debe poseer cada persona de la organización, el siguiente paso es evidente: ¿qué se supone que debe hacer una organización que pretenda realizar un producto de calidad?, pues asegurar que todas las personas tienen el perfil que se ha determinado necesario para ejercer las responsabilidades asignadas. Este es el subproceso 2.

Satisfacer las necesidades de competencia se puede conseguir de 2 formas:

1º Dotando a las personas de la competencia necesaria --> Proporcionando formación.
2º Situando en cada puesto de trabajo a personas que dispongan ya de la competencia necesaria.

Los procedimientos utilizados por las organizaciones para satisfacer la competencia del personal cubren actividades como:

  • Procesos de selección de personal.

  • Procesos de formación previa a la incorporación.

  • Procesos de formación por aprendizaje.

  • Procesos de formación continua.

  • Procesos de reestructuración del personal.


El alcance de este artículo no incluye profundizar en los métodos y criterios que se han desarrollado para definir estos procedimientos. Es mucha la literatura técnica que el lector puede consultar al respecto.

ISO 9001:2000 requiere a la organización que no se quede complacida con las acciones realizadas. Proporcionar formación o situar a personas competentes no es suficiente, sino que debe asegurarse de que dichas acciones han cubierto las necesidades, se debe evaluar la eficacia de dichas acciones.

El requisito de evaluar la eficacia de las acciones en materia de satisfacción de competencia suelen plantear una molestia sólo cuando dichas acciones se han realizado sin convicción, sin un interés real por el resultado final de dichas acciones. Es penoso cuando una organización proporciona formación sólo como medio para “mantener contento” al personal. En estos casos evaluar esta eficacia es un trámite engorroso que no se sabe muy bien cómo hacer, y que acaba sustanciándose en un simple comentario a destiempo del responsable de turno.

Evaluar la eficacia significa volcarse en la consecución del objetivo. Si se ha proporcionado formación es porque la organización lo necesitaba, porque las personas no realizaban su trabajo con la eficacia deseable, ¿no resulta evidente entonces que la organización se preocupe por conocer si las acciones han tenido éxito?. Evaluar la eficacia de la formación (u otras acciones) significa evaluar si después hay una mejora notoria, evidente, en los resultados ofrecidos por el trabajo.


Promoción de la toma de conciencia:

Si en el proceso anterior la Norma se ocupa de que las personas “sepan hacer”, en este segundo se ocupa de otro aspecto igualmente importante, y es que “quieran hacer”, que las personas estén concienciadas de la importancia que tiene su trabajo para el resultado final.

Motivación, aliento, información, dinamización, proyección, etc. Son muchas las acciones que se pueden y se deben realizar para que todas las personas “tiren del carro” en vez de subirse, cuando no poner piedras en el camino. Se puede afirmar sin temor a exagerar que más consigue una persona con su voluntad que con su capacidad. Un viejo proverbio dice que “el ojo del amo engorda el caballo”, y apostillamos: “aunque el amo no sepa qué come el caballo”.

El logro más relevante de una organización es alcanzar la plena implicación de todos sus miembros.

Registros de la formación, educación, habilidades y experiencia:

ISO 9001:2000 requiere que la organización disponga de información sobre la competencia de sus miembros. Esto implica la creación de expedientes que incluyan información sobre la competencia previa a la incorporación y su actualización conforme dicha competencia vaya aumentando.

Las actividades de formación recibidas, el aprendizaje en el desempeño de nuevos procesos, la experiencia en el uso de equipos o máquinas, etc. Según las características de la organización el contenido y el volumen de la información que resulta pertinente documentar puede diferir.

En el sector automovilístico o aeronáutico es frecuente el uso de instrumentos como las Matrices de Polívalencia y Policompetencia, que establecen el nivel de desempeño de cada trabajador en cada proceso productivo. Este instrumento permite realizar análisis de los medios humanos disponibles y tomarlos como base para el diseño de los planes de formación interna en función de las necesidades futuras.


Compartir esta página:  twitter  facebook
Página imprimible Crear PDF de este artículo
Comentarios
pi27bis
Enviado: 12/09/11 13:24
De: Madrid/España
Envios: 19
 Recursos Humanos-Formacion continua-PRL

Hola buenos dias a todos:

Me ha surgido una duda sobre la formacion que se puede incluir dentro del plan de formacion de la empresa.

Somos una empresa de instalaciones electricas, y a lo largo de este año la direccion de la empresa se ha comprometido con la formacion en seguridad y en PRL de sus empleados,  Ofreciendoles independientemente del curso de PRL obligatorio, uno de 8 horas para sacar la tarjeta profesional de la construccion.

Mi pregunta es la siguiente, es posible incluir esta formacion en el plan anual de formacion continua de nuestro sistema de calidad.

Realmente a parte de estos cursos que se llevan todos los creditos de la empresa se han realizado muy pocos mas.

Muchas gracias.

Pilar

lorrainebg
Enviado: 6/06/12 18:42
De: BOGOTÁ/COLOMBIA
Envios: 13
 La gestión de los Recursos Humanos en ISO 9001

Hola a todos,

 

Tengo una pregunta sobre los documentos de RRHH, La hoja de vida y el contrato de trabajo directo con la empresa y mediante empresa temporal.

Mi pregunta es: ¿Son documentos de origen externo? ¿Debo controlarlos?

 

Agradezco la ayuda.